Una cuestión de táctica

Las próximas páginas son una guía, paso a paso, sobre como efectuar una campaña. No hay nunca dos campañas iguales. El orden de las etapas, que se sugiere aquí, probablemente se corresponderá con la mayoría de acciones que pueden llevarse a cabo, pero no con todas. Al leer esta guía debe tenerse presente que normalmente el éxito, de las diferentes acciones, estriba en:

– tener una idea clara de lo que se quiere conseguir.

– fijar unos objetivos reales o realizables.

– tener un buen conocimiento de los propios objetivos.

– la determinación y la perseverancia.

– la utilización de varias tácticas.

– tener una organización precisa.

– conseguir el acceso a los recursos necesarios.

– buscar aliados.

– improvisar / llevar la iniciativa.

1ª Etapa.

Anticiparse

Una de las paradojas de la política es que el momento más favorable para triunfar es también el momento en que se está menos preparado para actuar. Puede suceder que no se den cuenta de la importancia del acontecimiento o simplemente que no estén organizados. Los grupos con éxito suelen haber sido activos antes de que éste apareciera. Así, han estado permanentemente:

Creando confianza – consiguiendo el respeto de los que toman las decisiones como voz y fuerza que debe escucharse, estableciendo vínculos con posibles aliados y creando la imagen pública de que la gente simpatiza con ellos.

Manteniendo su organización – sus miembros se han mantenido comprometidos y activos, conocen sus tareas y tienen los recursos necesarios (dinero en efectivo, acceso a la fotocopiadora, etc.) para empezar una campaña, etc.

Realizando un seguimiento – el grupo está siempre pendiente de los acontecimientos, de lo que piensa la gente y los que toman las decisiones. No esperan oír declaraciones fuertes ni rumores para actuar.

2ª Etapa.

Clarificar el tema

Es vital conseguir información buena y fiable. Es igualmente importante la organización de esta información de forma que tengan claro cual es el tema y por qué quieren cambiar las cosas. Deben saber tanto como sea posible acerca de:

La historia del tema – qué ha sucedido en el pasado, por qué el tema se ha vuelto importante, etc.

El propio tema – los hechos, necesidades, quién tiene interés, etc.

Sus soluciones – qué soluciones son posibles, qué pasaría con cada una de las soluciones, cuál es la preferida a estas alturas.

3ª Etapa.

Saber lo que piensan los socios

Es necesario mantenerse al corriente de lo que piensan sus socios, no sólo durante los primeros pasos, sino también durante el desarrollo de la campaña. A menudo, no se tienen del todo en consideración los puntos de vista de los asociados, y puede resultar que el grupo activo esté haciendo campaña para cosas bastante diferentes de las que quieren los socios. Igualmente, allí donde el grupo no dispone de asociados formales pero está actuando en nombre de una comunidad particular, se deben conocer los puntos de vista de la gente afectada por el tema.

Si el grupo no tiene muchos asociados y parece que el tema requiere una mayor organización formal, entonces es el momento de empezar a crear.

4ª Etapa.

Conocer sus objetivos

Cuando quieran hacer un cambio, tienen que saber dónde se encuentra el poder:

¿Quién toma las decisiones sobre el tema?

¿Quién influye en las personas que toman las decisiones?

¿Qué les hará ver las cosas como ustedes quieren?

En las secciones de lobby y negociación hay algunas ideas sobre quiénes serían las personas adecuadas según el tema.

De todas maneras, los que toman las decisiones están influidos por lo que piensan otras personas y otras organizaciones, y una parte de la realización de la campaña es atraer a éstas hacia la postura de ustedes. Una de las mayores dificultades estriba en saber quiénes son estas personas y estas organizaciones. A título orientativo, es conveniente examinar los grupos siguientes:

Otras personas que toman decisiones: si el tema es tratado en un consejo o junta de distrito, entonces consideren también otros estamentos superiores.

Otras organizaciones interesadas: si el tema tiene relación con el medio ambiente, por ejemplo, entonces piensen en grupos especializados, como grupos ecologistas locales, etc.

El propio grupo de personas que toman las decisiones: los políticos pertenecen a partidos y sus secciones locales son un buen punto de partida. Pero, también, pueden pertenecer a sindicatos, cámaras de comercio, iglesias, etc., que pueden tener sus puntos de vista.

Asesores: los políticos son asesorados por funcionarios y personas que tienen un conocimiento técnico especial.

Periódicos y medios de comunicación: pueden tener una gran influencia en el momento de decidir la dirección que puede tomar un asunto.

El público en general: la opinión pública puede ser un aspecto importante, en particular cuando se aproximan unas elecciones (sobre todo si tienen que negociar con un político), y en aquellas organizaciones que dependen del público, como una institución benéfica o una empresa que quiere vender su producto.

Una vez que tengan una idea sobre qué personas son significativas para conseguir sus objetivos, deberán averiguar dónde están.

Una forma de reunir toda esta información para que el grupo vea que puede tener éxito es confeccionar un mapa de opinión con los diferentes grupos / individuos.

5ª Etapa.

Verificar la posición

Una vez determinados los temas, es necesario comprobar si la visión de las cosas corresponde, en la práctica, con los hechos. Pueden contrastar sus ideas con otra gente que esté próxima a la manera de pensar del grupo o confeccionar un breve informe sobre la posición de ustedes:

– Cuáles son los temas

– Qué cambios hay que hacer

– Por qué es necesario hacerlos

Tras elaborar el informe deben contrastarlo con alguno de los grupos/personas con quienes, según el mapa de opinión, coinciden. Por otra parte, pueden verificar su postura en la etapa de negociación (ver «canales normales»). De todas maneras, no tendrían que incluir todos los argumentos/hechos clave para no descubrir el juego, deberían guardar parte de la información para una fase posterior de la campaña. Conserven para la siguiente etapa las respuestas obtenidas, y planifiquen su campaña.

Si quieren que la sorpresa sea un elemento importante en la campaña, pueden omitir esta etapa, pero deben estar bien seguros.

6ª Etapa.

Planificar la campaña

Éste es el momento en que reúnen los diferentes medios de acción posibles y deciden cuándo y cómo quieren ponerlos en práctica. Hay algunas normas bastante obvias:

Nunca se fijen una sola táctica. Las campañas con éxito suelen incluir más de un método de los sugeridos en este manual.

No traspasen el límite de sus medios. No se comprometan en nada que no sean capaces de cumplir. Por ejemplo, por falta de dinero o de socios.

Utilicen sólo tácticas que puedan ayudar a la causa. Esto parece obvio, pero los grupos, a veces, hacen cosas que vuelven en su contra a la opinión pública o a las personas que toman las decisiones.

Nunca den por supuesto que hay un acuerdo. Cuando hablen con personas de fuera del grupo nunca supongan que están de acuerdo con ustedes.

Si creen que alguien está de acuerdo con ustedes, probablemente, dirán más cosas de las que pensaban decir.

Planifiquen pero sean flexibles. Tienen que ser capaces de reaccionar rápidamente frente a los acontecimientos. A medida que las cosas vayan sucediendo encontrarán que, a menudo, tienen que alterar sus planes.

No revelen el siguiente movimiento hasta que no estén seguros de tener apoyo. Es muy fácil sentirse grande e importante, pero es diferente ser capaz de llevar las cosas a buen fin.

Ajusten sus tácticas a las necesidades. No caigan en la trampa de usar un martillo para romper una nuez. Los temas menores sólo necesitan pequeñas acciones. Deben utilizar métodos que se adecuen a sus intenciones. Por ejemplo, si están haciendo una campaña contra el vandalismo, no pinten eslóganes en las paredes.

Guarden alguna carta en la manga. No revelen sus mejores argumentos durante la primera reunión; guarden alguna información para poder sorprender a la gente y lleven siempre la iniciativa.

Intenten llevar y mantener la iniciativa. De esta manera la gente deberá contestar sus preguntas antes de que tengan que ponerse a la defensiva.

Estén atentos a posibles aliados. Otras organizaciones locales pueden tener puntos de vista similares.

7ª Etapa.

Conseguir los recursos necesarios

Si el grupo está bien preparado tendrá, también, una cantidad determinada de dinero en un «fondo de reserva», pero seguramente necesitarán más. Igualmente, el grupo necesitará personal para tareas administrativas, fotocopiadoras, teléfonos, etc. No dejen estas cuestiones para última hora.

8ª Etapa.

Usar los «canales normales»

La mayoría de campañas empiezan con negociaciones. Si están organizando, por ejemplo, un grupo de tiempo libre y buscan fondos, tendrían que comenzar por los «canales específicos». Contacten con el departamento específico de la administración local y hablen con el funcionario encargado. Mientras los «canales normales» sean útiles, nunca prescindan de ellos. Vigilen que el asunto no se pierda entre la burocracia, no dejen de exigir respuestas y cuando traten con las administraciones (local, regional y central) mantengan informados a los «políticos» para que ellos hagan lo mismo con los funcionarios. Esto se realiza mediante el lobby y/o consiguiendo el apoyo de la opinión pública. No se preocupen por los detalles, centren la atención en los asuntos esenciales.

9ª Etapa.

Lobby / Buscar el apoyo de la opinión pública

Es necesario tener en cuenta la relación existente entre hacer lobby y conseguir el apoyo de la opinión pública.

Deben pensar en cada momento cual debe ser esa relación. A veces es mejor hacer lobby discretamente; otras veces, enlazándolo con una demostración del interés público que el tema suscita. Dependerá de a qué gente se dirijan y de cuál sea el tema de la campaña. Mantengan contacto con otras organizaciones locales que tengan interés en el tema…

10ª Etapa.

Revisión

En esta etapa es importante dar una buena ojeada a la campaña para poder decidir que hacen a continuación.

11ª Etapa.

Llevar a cabo otras acciones

La clave para que una campaña tenga éxito consiste en disponer del mayor número posible de opciones abiertas.

Cuando emprendan otras formas de acción no dejen de utilizar los «canales normales» y el lobby con los políticos, etc., a no ser que estas tácticas se muestren realmente inútiles.

12ª Etapa.

Evaluar

Tanto si fracasan como si tienen éxito, evaluar detenidamente qué ha pasado es una gran ayuda para futuras campañas. Es la manera de tener una idea de qué han hecho correctamente, del tipo de tácticas que parece que funcionan o no con cada ayuntamiento e institución, y de las áreas que tienen que revisar en su propia organización. Si han fracasado, pueden elegir entre abandonar e intentar algo nuevo o comenzar otra vez con una manera diferente de trabajar.

Siguiente →