Boletines de información

Algunos grupos editan sus propios boletines. La edición puede ser barata y sencilla de hacer, y mediante un boletín es fácil tener informados a los socios.

Funciones

Un boletín puede:

hacer propaganda de algún acto que preparen, como por ejemplo una celebración especial.

informar a la gente, dar a conocer lo que piensan.

estimular la participación; para que alguien se comprometa en cosas, primero debe conocerlas.

hacer que la gente siga interesada en lo que están haciendo.

ayudar a influir en la opinión pública y en los que toman las decisiones.

¿Qué hay que incluir en un boletín?

La primera cosa que deben decidir es qué tipo de boletín quieren editar. Los hay que tratan de un solo tema, otros contienen muchas noticias diferentes, como detalles sobre los próximos actos, informes sobre las actividades ya realizadas, etc. Habitualmente, es mejor hacer el boletín en grupo a fin de que nadie cargue con demasiado trabajo.

Además, cuanta más gente sean, de más ideas y de más habilidades dispondrán. Una manera de clarificar sus planes es mediante la reunión creativa o brainstorming.

Este método consiste en que los miembros del grupo pasen tres o cuatro minutos sugiriendo ideas mientras uno toma nota de ellas.

Otra manera de clarificar contenidos es hablar sobre las cosas que creen que son importantes o que tendrían que ser incluidas en el proyecto; mientras tanto, un socio va tomando nota de alguna que otra palabra o frase que resuma lo que ha dicho cada uno (aproximadamente como la reunión creativa). Al cabo de un rato, el grupo examinará la lista de los temas que han ido surgiendo.

Si el boletín que hacen informa sobre varias actividades que desarrolla el grupo, deben incluirse en éste aspectos relativos a:

– qué pasará el mes que viene

– noticias sobre los acontecimientos recientes

– el tipo de cosas que pasan normalmente en el grupo

– noticias del barrio

– cómo se reparten las responsabilidades en el grupo, con quién contactar si se está interesado en participar en alguna actividad.

La redacción del boletín

Algunos grupos piensan que la redacción es la parte más difícil; otros, que es la más fácil. Sólo depende de la costumbre que se tenga de escribir artículos. Cuatro indicaciones sobre la redacción:

Deben formularse las cinco preguntas. En la formación de los periodistas se dice que toda noticia debe incluir:

qué pasa

quién lo hace

dónde pasa

cuándo pasará

y por qué pasa

Hagan frases cortas y sencillas. No escriban largos párrafos.

Vigilen el tono del lenguaje. Intenten que parezca activo. Por ejemplo, no escribir «hay una reunión de socios el martes que viene…», sino «los socios se reunirán el martes que viene».

Comprueben los datos. Si no están seguros de algo, deben comprobarlo u omitirlo.

Para evitar que una o dos personas carguen con todo el trabajo, traten de repartir la redacción entre más gente. Una persona puede responsabilizarse de las noticias; otra, de informarse de los próximos acontecimientos, etc. Cuando todos los artículos hayan sido escritos, el director o el grupo los leerá y suprimirá lo que no sea necesario.

Otra forma de redactar un artículo consiste en grabar lo que el grupo o sus miembros vayan diciendo sobre éste.

Después se escucha la cinta y se extraen los puntos más interesantes o las frases que gusten. Este método resulta, sin embargo, muy laborioso y lento.

Titulares

Un artículo necesita un título interesante para atraer a la gente a seguir leyendo. Traten de que sea corto y contundente pero que tenga relación con la historia.

Composición y diseño del texto

Lo que escriban debe ser atractivo si quieren que la gente lo lea. Por ejemplo, comprimirlo todo en una línea y tratar de ahorrar papel puede reducir los costes, pero también impedir que nadie lo lea. Es mejor eliminar algunas palabras.

Eviten el desorden

Sean variados

Usen dibujos o fotos

Varíen el tipo de letra

Dejen espacios para que los lectores puedan respirar.

En primer lugar hagan un borrador. A continuación mecanografíen el texto y dejen espacio para poner las fotos, así comprobará si cabe todo y si no ¡supriman alguna cosa! Comprueben que el boletín dice todo lo que quieren. Por último, realicen la versión final.

La impresión

Para imprimir un boletín informativo existen varios métodos:

Fotocopias – Se usa si el número de copias a producir es reducido.

Offset – Los fotolitos necesarios para la impresión se realizan en plancha (es más elaborado) o en papel fotográfico, según la calidad que se desee y el presupuesto disponible.

Ciclostilo – Es más barato pero produce una impresión de menor calidad. Este método ha quedado obsoleto al generalizarse el uso de las fotocopias y del offset.

La portada

La portada es lo más importante, debe tener:

– un título atractivo que dé una idea de lo que será el contenido

– la fecha

– titulares claros

– el tema principal (algunas personas sólo leerán la portada)

– variedad de diseño

– nombre y dirección del grupo, y de la imprenta.

La distribución

Una vez acabada su redacción y composición, necesitan que el boletín llegue a la gente que quieren que lo lea. Para ello:

Escojan cuidadosamente dónde y cuándo lo repartirán. Si está dirigido a la gente joven, pueden regalarlo a la salida de una tienda de discos, de un instituto, etc.

Pero tengan cuidado al distribuirlo. Por ejemplo, si lo reparten enfrente de una discoteca, es probable que acabe por los suelos.

Preparen a la gente que se encargará de distribuir los boletines. Hay quien, en un principio, encuentra difícil repartir cosas por la calle; por lo tanto, puede ser conveniente ensayarlo antes. La gente puede hacer preguntas, ser hostil, no querer saber nada cuando le ofrezcan un boletín; por eso, un ensayo sirve también para:

– conocer las respuestas a las preguntas obvias

– no tomar como cosa personal la mala educación de la gente

– ser capaz de dirigirse a la gente sin asustarla.

Si distribuyen los boletines mediante el sistema del puerta a puerta, no visiten dos veces la misma casa y no olviden calles importantes.

En caso de que el boletín tenga una distribución regular, lo mejor es formar un equipo habitual de distribuidores en el que cada persona se responsabilice de una calle, empresa o asociación. De esta manera llevarán un registro de los diferentes responsables y de cuántos boletines necesitan en cada momento.

Los boletines y la legislación

Depósito legal. Los boletines deben llevar el nombre y la dirección de la imprenta. También es necesario que lleven el número de depósito legal. Éste es un trámite que puede realizar la misma imprenta.

Libelo/Difamación. Significa publicar de alguien falsedades que perjudican su reputación. La difamación puede ser un asunto muy resbaladizo, por lo tanto, tengan cuidado. Ejemplos de difamación:

– cuando se acusa a una persona de haber cometido un crimen y no es cierto.

– cuando al comparar a alguien con un animal cuyos hábitos o características son repugnantes, como una serpiente o un cerdo, se le expone al escarnio público. El problema es que, a veces, incluso diciendo la verdad hay la posibilidad de ser condenado.

ISBN (International Standard Book Number). Es la descripción bibliográfica internacional normalizada. La asignación del ISBN corresponde a la Agencia Española del ISBN a solicitud de los editores. En el Decreto 2984/1972 de 2 de noviembre se establece la obligación de consignar en toda clase de libros y folletos el número ISBN. (Agencia Española del ISBN, Ministerio de Cultura, Santiago Rusiñol, 8, 28040 Madrid).

Copyright (Derechos de autor o propiedad literaria). Si ven el símbolo © con un nombre y una fecha a continuación, quiere decir que el texto no se puede copiar sin permiso. La © viene de la palabra inglesa copyright que significa que los derechos del autor están protegidos, incluye también las fotografías y los anuncios. Pueden usar la información de un libro o revista pero no la pueden copiar literalmente, a menos que se haya solicitado, y obtenido por escrito, el permiso de reproducción.

Siguiente →